Blog de viajandofuerte

Cómo ver Praga en 48 horas

Praga, la capital de la República Checa, se ha convertido en uno de los destinos alternativos preferidos por los viajeros a nivel europeo. Y es que cuenta con una amplia oferta gastronómica, multitud de bellos monumentos y, sobre todo, un ambiente fenomenal. Aquí queremos hablarte acerca de cómo puedes descubrirla en su totalidad en dos días.


El primer día

Nada más bajar del avión, ve directo a la parada de autobús del aeropuerto para tomar la línea de autobuses urbanos 100 o 119 y, después, coge el metro hasta el lugar en el que se encuentre tu hotel. Lo primero que puedes hacer es dar un paseo por la Ciudad Vieja y dejarte llevar por sus calles. Recuerda que en la Plaza de la Ciudad Vieja está la Iglesia de Týn, el Ayuntamiento y el Reloj Astronómico. Termina la jornada disfrutando de una cena tradicional en cualquiera de los restaurantes que allí encontrarás.


Segundo día

Dedica la mañana del segundo día a hacer un tour por el espectacular Castillo de Praga. Llegarás allí fácilmente gracias a las líneas 22 y 91 del tranvía. A continuación, da un paseo por el Callejón del Oro, una de las calles más bonitas de Europa y en la que Franz Kafka residió durante una época de su vida. La Catedral de San Vito, la plaza de Malá Strana y la Iglesia de San Nicolás son otros lugares que te dará tiempo a visitar por su cercanía.


Antes de marcharte

El mismo día en el que tomes tu vuelo de vuelta, aprovecha para conocer el Barrio Judío de Praga, que recibe el nombre de Josefov. Sus seis sinagogas y su cementerio son sus principales atracciones turísticas. Cuando termines, podrás decir que has conocido lo esencial de la bella capital de la República Checa.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: